Como se reproducen los seres humanos

Revista de reproducción humana

La reproducción humana es cualquier forma de reproducción sexual que da lugar a la fecundación humana. Suele consistir en una relación sexual entre un hombre y una mujer sexualmente maduros. Durante la relación sexual, la interacción entre los sistemas reproductivos masculino y femenino da lugar a la fecundación del óvulo de la mujer por el esperma del hombre. Se trata de células reproductoras especializadas llamadas gametos, creadas en un proceso llamado meiosis. Mientras que las células normales contienen 46 cromosomas, 23 pares, las células de los gametos sólo contienen 23 cromosomas, y es cuando estas dos células se fusionan en una célula cigótica cuando se produce la recombinación genética y el nuevo cigoto contiene 23 cromosomas de cada progenitor, lo que les da 23 pares. A un período de gestación típico de 9 meses le sigue el parto. La fecundación del óvulo puede lograrse mediante métodos de inseminación artificial, que no implican relaciones sexuales. También existe la tecnología de reproducción asistida.
Incluso en el caso de las adolescentes mayores de edad, los recursos de educación sexual aconsejan a ambas partes que utilicen anticonceptivos u otras formas de control de la natalidad para evitar tanto las enfermedades de transmisión sexual como los embarazos precoces no planificados. Se desaconseja especialmente el embarazo en niñas menores de 15 años porque su sistema reproductivo aún no ha alcanzado la madurez necesaria para mantener un embarazo y dar a luz[3].

Reproducción asexual en humanos

La reproducción en humanos es cualquier forma de reproducción sexual que da lugar a la fecundación humana. Suele consistir en una relación sexual entre un hombre y una mujer sexualmente maduros. Durante la relación sexual, la interacción entre los sistemas reproductivos masculino y femenino da lugar a la fecundación del óvulo de la mujer por el esperma del hombre. Se trata de células reproductoras especializadas llamadas gametos, creadas en un proceso llamado meiosis. Mientras que las células normales contienen 46 cromosomas, 23 pares, las células de los gametos sólo contienen 23 cromosomas, y es cuando estas dos células se fusionan en una célula cigótica cuando se produce la recombinación genética y el nuevo cigoto contiene 23 cromosomas de cada progenitor, lo que les da 23 pares. A un período de gestación típico de 9 meses le sigue el parto. La fecundación del óvulo puede lograrse mediante métodos de inseminación artificial, que no implican relaciones sexuales. También existe la tecnología de reproducción asistida.
Incluso en el caso de las adolescentes mayores de edad, los recursos de educación sexual aconsejan a ambas partes que utilicen anticonceptivos u otras formas de control de la natalidad para evitar tanto las enfermedades de transmisión sexual como los embarazos precoces no planificados. Se desaconseja especialmente el embarazo en niñas menores de 15 años porque su sistema reproductivo aún no ha alcanzado la madurez necesaria para mantener un embarazo y dar a luz[3].

Actualización de la reproducción humana

La reproducción es el proceso por el que los organismos hacen más organismos como ellos. Pero aunque el sistema reproductivo es esencial para mantener viva una especie, a diferencia de otros sistemas corporales, no es esencial para mantener vivo a un individuo.
En el proceso reproductivo humano intervienen dos tipos de células sexuales, o gametos. El gameto masculino, o espermatozoide, y el femenino, el óvulo, se encuentran en el aparato reproductor de la mujer. Cuando el espermatozoide fecunda (se encuentra con) un óvulo, este óvulo fecundado se denomina cigoto. El cigoto pasa por el proceso de convertirse en un embrión y desarrollarse en un feto.
Los seres humanos, al igual que otros organismos, transmiten algunas características de sí mismos a la siguiente generación. Lo hacemos a través de nuestros genes, los portadores especiales de los rasgos humanos. Los genes que transmiten los padres son los que hacen que sus hijos se parezcan a otros de su familia, pero también los que hacen que cada hijo sea único. Estos genes proceden del esperma del hombre y del óvulo de la mujer.

Factor de impacto de la reproducción humana

La reproducción humana es cualquier forma de reproducción sexual que da lugar a la fecundación humana. Suele consistir en una relación sexual entre un hombre y una mujer sexualmente maduros. Durante la relación sexual, la interacción entre los sistemas reproductivos masculino y femenino da lugar a la fecundación del óvulo de la mujer por el esperma del hombre. Se trata de células reproductoras especializadas llamadas gametos, creadas en un proceso llamado meiosis. Mientras que las células normales contienen 46 cromosomas, 23 pares, las células de los gametos sólo contienen 23 cromosomas, y es cuando estas dos células se fusionan en una célula cigótica cuando se produce la recombinación genética y el nuevo cigoto contiene 23 cromosomas de cada progenitor, lo que les da 23 pares. A un período de gestación típico de 9 meses le sigue el parto. La fecundación del óvulo puede lograrse mediante métodos de inseminación artificial, que no implican relaciones sexuales. También existe la tecnología de reproducción asistida.
Incluso en el caso de las adolescentes mayores de edad, los recursos de educación sexual aconsejan a ambas partes que utilicen anticonceptivos u otras formas de control de la natalidad para evitar tanto las enfermedades de transmisión sexual como los embarazos precoces no planificados. Se desaconseja especialmente el embarazo en niñas menores de 15 años porque su sistema reproductivo aún no ha alcanzado la madurez necesaria para mantener un embarazo y dar a luz[3].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos