Me gusta escuchar cuando me hablas

Habla conmigo

Usted está convencido de que las campañas de correo electrónico automatizadas son el camino a seguir. Al fin y al cabo, llevas años haciéndolas con gran éxito. De hecho, es una de las razones por las que fue contratado como líder de ventas en primer lugar.
Probablemente hayas oído hablar de “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” de Dale Carnegie. Es uno de los libros más influyentes y más vendidos de todos los tiempos, y trata sobre la comunicación y las relaciones interpersonales.
Ahora, trata de pensar en la última cita a la que fuiste que fue realmente terrible (ésta puede venir a la mente más fácilmente). Lo más probable es que hayan hablado de sí mismos todo el tiempo y apenas hayan hecho preguntas sobre ti.
Al aprender a hablar menos y escuchar más, te das espacio para desarrollar tus ideas. Tienes más tiempo para formular esas ideas en frases articuladas y es menos probable que digas algo que te haga sonrojar.
También aprenderás más sobre el punto de vista de tu interlocutor si le haces buenas preguntas, y a menudo descubrirás que la conversación es tan atractiva que acabaréis discutiendo puntos que aparentemente no tienen nada que ver con el tema de conversación original.

Comentarios

A primera vista, escuchar parece un asunto sin importancia: es algo que hacemos la mayor parte del día, todos los días. Pero las cosas no siempre son tan sencillas. Escuchar no es lo mismo que oír, ya que oír a alguien no es suficiente para entenderlo realmente. Escuchar requiere concentración y voluntad. En primer lugar, hay que querer escuchar, y luego hay que tener la capacidad de hacerlo.
Al mismo tiempo, escuchar desempeña un papel fundamental en la comunicación. En el mundo de los negocios, la comunicación eficaz es absolutamente crucial. Por eso, una de las habilidades que todo empresario, líder y profesional debe poseer es saber cómo hacer que la gente le escuche. Este es el tema del artículo de hoy, así que le invito a seguir leyendo y a aprender cómo conseguir que la gente le escuche.
Por término medio, las personas pasan entre el 70% y el 80% de su día involucradas en algún tipo de comunicación. Escuchar ocupa aproximadamente el 55% del tiempo. Con una capacidad de atención media de sólo 25 minutos, significa que la mayor parte de la información que escuchamos no se queda grabada. Así que si quiere que le escuchen, tendrá que ir al grano. Sea conciso y aproveche los 25 minutos que tiene hasta que los oyentes empiecen a perder la atención.

Habla conmigo

Alguna vez has sentido que la gente no te escucha mientras hablas o simplemente has pensado: “Nadie me escucha, ¿qué estoy haciendo mal?”. Seguro que muchas veces has sentido que no tiene sentido expresarse cuando parece que estás hablando con una pared.
Pues bien, hay numerosas razones por las que se producen estas situaciones, pero para darte la respuesta más breve posible, es la falta de escucha o de claridad en el discurso por parte de alguien. A menudo la gente tiende a escuchar a los demás para responder y no para entender. También es posible que la gente no te escuche porque tú puedes ser el problema. Pero le ayudaremos a identificar esos problemas y le daremos los consejos que necesita para corregirlos.
No siempre es posible adaptar nuestros discursos y argumentos en función de la audiencia y el tema en cuestión, pero esto puede llevar a que los demás no nos escuchen. Escuchar con eficacia es una habilidad tan importante como hablar con eficacia, de hecho, son interdependientes. No se puede separar una de la otra.
Hay varios errores de comunicación que se pueden cometer al hablar, que hacen que la gente cierre los oídos y el cerebro ante ti. En este artículo, nos centramos principalmente en los problemas del orador, respondiendo a la pregunta “¿por qué nadie me escucha?” y en las formas de hacer que la gente escuche.

Ver más

Verdadero o falso: Cuando hables con otras personas es mejor que te tapes los oídos, domines la conversación y si te preguntan qué pasa, chirríes “Nada”. Cierto. Si quieres vivir solo el resto de tu vida. Si no, aquí tienes el kit de reparación de conversaciones.
Cuando se trata de relacionarse, la comunicación es quizá el término más sobreutilizado de nuestro vocabulario. El problema es que la mayoría de la gente no sabe realmente lo que es una buena comunicación. Pero hablar y escuchar son herramientas esenciales para conocer los sentimientos de tu pareja, dar a conocer tus sentimientos y resolver los problemas que surgen en una relación. Como dice el refrán, “es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad”, así que aquí está mi intento de arrojar algo de luz sobre el tema y ayudarte a mejorar en el arte del intercambio.
Tienes que decir las cosas como son. Debes insistir en que todo lo que dices, insinúas o insinúas es exacto, y si tu pareja te desafía en esos mensajes, debes dar un paso al frente y hacerlos tuyos. Diga lo que dice y diga lo que quiere decir. No tienes que decirle a la gente todo lo que piensas o sientes. Pero sí tienes que ser preciso cuando decidas revelarlo.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos