Planeta donde llueven diamantes

Ver más

Utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Al hacer clic abajo para suscribirse, usted reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de Northrop Grumman aquí.
El tiempo en el exterior puede ser espantoso, pero ¿te has preguntado alguna vez por el tiempo en el espacio? Dado que otros planetas tienen atmósferas diferentes a la de la Tierra, las condiciones meteorológicas no son necesariamente las mismas en cada planeta.
El clima en todo el sistema se manifiesta en forma de tormentas solares, olas de partículas electromagnéticas que salen de la superficie del sol en forma de erupciones solares y eyecciones de masa coronal. Los efectos van desde cortes de energía generalizados hasta interferencias en las radiocomunicaciones, pasando por impresionantes espectáculos de luz como las auroras o las luces polares sobre los polos.
La NASA invierte mucho en tecnología meteorológica espacial, como satélites y sistemas de órbita baja de la Tierra, para vigilar el impacto en nuestro propio clima. La agencia también vigila el clima en todo nuestro sistema solar y más allá, con hallazgos que podrían ser útiles para la vida aquí en la Tierra.

¿llueven diamantes en júpiter?

¿Has imaginado alguna vez que en el cielo puede llover algo más que agua? ¿Que lluevan diamantes, por ejemplo? Por supuesto que no; la lluvia siempre se ha asociado a las gotas de agua y, a veces, a la nieve. Como tal, pensamos que es el único tipo de lluvia; sin embargo, hay otros tipos de lluvia de los que no sabemos nada, porque no caen en nuestro planeta.
De hecho, esto es lo que los científicos han estado buscando últimamente, y se ha demostrado mediante modernos descubrimientos gracias a la química; el cielo puede hacer llover diamantes en Saturno y Júpiter. Sin embargo, antes de saber cómo el cielo puede hacer llover diamantes, tenemos que saber primero cómo se forma la lluvia.
La alta temperatura del Sol y el movimiento del viento cerca de la superficie del agua hacen que ésta se evapore, pasando del estado líquido al gaseoso. Las nubes se forman como resultado de la acumulación de partículas de lluvia en torno a partículas de polvo y gases volátiles en el cielo; las corrientes de aire permiten que las gotas de agua se muevan de un lugar a otro. La acumulación de partículas de agua en las nubes provoca un aumento de su peso; como resultado, la densidad de las partículas de agua se vuelve mayor que la del aire, por lo que éste no puede transportarlas y caen en forma de lluvia, en un proceso conocido como precipitación pluvial.

¿llueven diamantes en marte?

Los científicos no saben mucho sobre los gigantes de hielo del otro extremo de nuestro sistema solar. Son una fuente constante de misterio e intriga. Por ejemplo, el enigma de cómo las reacciones químicas en el interior de Neptuno y Urano pueden provocar una lluvia de diamantes en los núcleos de los planetas. Bajo una inmensa presión en las profundidades de la superficie de los planetas, los átomos de carbono e hidrógeno se aplastan, formando los cristales.
Los científicos utilizaron el instrumento Linac Coherent Light Source (LCLS) del SLAC para dirigir rayos X a la muestra y medir cómo la luz rebotaba en los electrones de su interior. Por primera vez, observaron cómo se desarrollaba la reacción química dentro de la sustancia no cristalina. Los hidrocarburos se separaron; el carbono se convirtió rápidamente en diamante y se hundió mientras el hidrógeno escapaba. Kraus afirma que el experimento podría explicar por qué el núcleo de Neptuno produce una cantidad desconcertante de energía, más del doble de la que absorbe del Sol. Los investigadores sospechan que estas láminas de diamante podrían generar energía gravitacional y, posteriormente, energía calorífica al llover sobre los planetas. En última instancia, el experimento ayudará a los científicos a resolver misterios en nuestro propio sistema solar y en sistemas estelares lejanos.

Eris

Aunque los diamantes en la Tierra son raros, los diamantes extraterrestres (diamantes formados fuera de la Tierra) son muy comunes. En los meteoritos abundan diamantes tan diminutos que sólo contienen unos 2.000 átomos de carbono, y algunos de ellos se formaron en estrellas antes de que existiera el Sistema Solar[1]. Los experimentos de alta presión sugieren que se forman grandes cantidades de diamantes a partir del metano en los planetas gigantes de hielo Urano y Neptuno, mientras que algunos planetas de otros sistemas planetarios pueden ser casi puros diamantes[2]. Los diamantes también se encuentran en las estrellas y pueden haber sido el primer mineral que se formó.
En 1987, un equipo de científicos examinó algunos meteoritos primitivos y encontró granos de diamante de unos 2,5 nanómetros de diámetro (nanodiamantes). En ellos había gases nobles cuya firma isotópica indicaba que procedían de fuera del Sistema Solar. Los análisis de otros meteoritos primitivos también encontraron nanodiamantes. El registro de sus orígenes se conservó a pesar de una larga y violenta historia que comenzó cuando fueron expulsados de una estrella al medio interestelar, pasaron por la formación del Sistema Solar, se incorporaron a un cuerpo planetario que luego se rompió en meteoritos y finalmente se estrellaron en la superficie de la Tierra[3].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos