Que es un postre al plato

Emplatado de biryani

A los clientes les encantan los postres, pero no todos los clientes los piden. En la mayoría de los restaurantes, tal vez el 50% de los clientes, como máximo, pedirán postre. La mayoría de los comensales están demasiado llenos para pedir un postre tradicional completo y grande, pero agradecerían algo un poco dulce o algo para compartir. La mayoría de los clientes que no piden postre podrían estar interesados si se ofreciera algo ligero, refrescante e intrigante. Por lo tanto, cuando planifique la variedad, no olvide incluir opciones más sencillas y ligeras que atraigan a los comensales con menor apetito. Una tabla de quesos o un postre salado también son opciones populares.
Los sabores deben realzarse o complementarse entre sí, como una salsa de caramelo servida con fruta asada, u ofrecer un contraste agradable, como un sabor ácido (limón) emparejado con una salsa azucarada. Para conseguirlo, pruebe los componentes por separado y luego juntos para evaluar y asegurarse de que funcionan juntos.
Visualmente, la variedad de colores y formas puede resultar atractiva, pero hay que tener cuidado de no incluir demasiados o el resultado será un batiburrillo. El plato tiene que ser visualmente atractivo. Mediante un uso equilibrado del color y la forma, se puede presentar un postre de forma sencilla y elegante. Deja que la comida hable por sí misma. El marrón es un buen color, y un postre bien preparado con algunos tonos de marrón puede resultar muy atractivo. Una tarta tatín tradicional, por ejemplo, necesita poca o ninguna guarnición para resultar atractiva si las manzanas se han caramelizado correctamente.

Emplatado de tacos

Primero comemos con los ojos, así que es importante aprender a emplatar los postres correctamente. Presentar los postres de forma bonita es una técnica de cocina que permite disfrutar de un agradable festín visual incluso antes de coger la cuchara o el tenedor.
La creación de postres emplatados con una paleta agradable puede ser complicada; no es simplemente una cuestión de echar una ingeniosa llovizna de ganache de chocolate. Los pasteleros de los restaurantes se esmeran en emplatar los postres para que tengan un aspecto tan bueno como su sabor, considerando su composición del mismo modo que los maestros pintores considerarían la forma de disponer su lienzo.
Un toque de color puede dar vida a sus postres. Una tarta de chocolate negro puede pasar de ser un bulto marrón a un brebaje artístico cuando se adorna con bayas vibrantes; una tarta de limón pasa de ser una paleta bastante monótona a ser viva y encantadora cuando se presenta con el contraste de una flor violeta y un coulis de frambuesa jaspeado.
Hay muchas maneras de componer un plato. Considere el plato como si fuera un lienzo en blanco o como si estuviera componiendo el marco de una fotografía. ¿Qué llenaría el espacio de forma interesante? ¿Elegirá un enfoque minimalista, alineando diferentes elementos del postre como sujetalibros en un plato oblongo, como se muestra arriba? ¿O tendrá un enfoque central en un plato de postre redondo? No hay una respuesta correcta o incorrecta, y puedes experimentar para ver lo que te parece correcto.

Emplatado de hamburguesas

El postre (/dɪˈzɜːrt/) es un plato que concluye una comida. El plato consiste en alimentos dulces, como los dulces, y posiblemente una bebida como el vino de postre y el licor. En algunas partes del mundo, como gran parte de África central y occidental, y la mayor parte de China, no existe la tradición de un plato de postre para concluir una comida.
La palabra “postre” tiene su origen en la palabra francesa desservir, que significa “limpiar la mesa”[1] Su primer uso conocido fue en 1600, en un manual de educación sanitaria titulado Naturall and artificial Directions for Health, escrito por William Vaughan[2][3].
La palabra “postre” es la más utilizada para este plato en Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda y Estados Unidos, mientras que es uno de los varios sinónimos (incluyendo “pudding”, “sweet” y “afters”) en el Reino Unido y algunos otros países de la Commonwealth[5][cita requerida].
Algunos postres de confitería indios de cientos de variedades. En algunas partes de la India, se denominan mithai o dulces. El azúcar y los postres tienen una larga historia en la India: hacia el año 500 a.C., los habitantes de la India habían desarrollado la tecnología para producir cristales de azúcar. En el idioma local, estos cristales se llamaban khanda (खण्ड), que es el origen de la palabra caramelo[6].

Placa para el revestimiento

La razón es la especial sensibilidad de la superficie de la plata a los gases sulfurosos que se producen en el aire circundante. Del mismo modo, la plata se empaña cuando entra en contacto con residuos de alimentos que contienen sustancias sulfurosas, como la yema de huevo, la mostaza, la cebolla, las legumbres, el pescado y los adobos.
Independientemente de si la plata se ha empañado en el cajón, por el uso o mientras estaba en el lavavajillas, debe limpiarse a mano con un producto para el cuidado de la plata ligeramente abrasivo y un paño para el cuidado de la plata y/o jabón para la plata y algodón con el fin de eliminar las manchas. De este modo se garantiza que la pátina deseada de las piezas de plata decoradas no se vea dañada.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos