Reproductor de discos de acetato

¿cuántas veces se puede reproducir un acetato?

Un disco de acetato (también conocido como disco de laca, acetato de prueba, placa de doblaje o disco de transcripción) es un tipo de disco fonográfico que se utilizó generalmente desde la década de 1930 hasta finales de la década de 1950 con fines de grabación y difusión, y que todavía tiene un uso limitado en la actualidad[1].
Los discos de acetato se utilizan para la producción de discos. A diferencia de los discos de vinilo ordinarios, que se forman rápidamente a partir de trozos de plástico mediante un proceso de moldeo en serie, un disco de acetato se crea utilizando un torno de grabación para cortar un surco modulado por la señal de audio en la superficie de un disco virgen recubierto de laca, una operación en tiempo real que requiere un equipo caro y delicado y la habilidad de un experto para obtener buenos resultados. [2] A continuación, el disco se recubre de metal, que se despega para formar un negativo que luego se galvaniza y se despega para crear una madre (copia positiva) que se vuelve a galvanizar y despegar para crear unos negativos llamados estampadores, que luego se utilizan como moldes en una prensa de discos.
Además de su uso en la creación de masters, se utilizaron ampliamente para muchos fines antes de que se generalizaran las grabadoras de cinta magnética, y en la era moderna son utilizadas por los DJ de música de baile. Se utilizaban en la radiodifusión para archivar las emisiones en directo, pregrabar la programación local, retrasar las transmisiones de la red para emitirlas más tarde y proporcionar programación «desde casa» en la Red de Radio de las Fuerzas Armadas. En Jamaica, los operadores de sistemas de sonido los utilizaron mucho a finales de los años cuarenta y cincuenta. Los acetatos se utilizaban a menudo como «demos» de nuevas grabaciones de artistas y sellos discográficos. Algunos acetatos son muy apreciados por su rareza, especialmente cuando contienen material inédito.

Venta de discos de acetato

Un disco de acetato (también conocido como disco de laca, acetato de prueba, placa de doblaje o disco de transcripción) es un tipo de disco fonográfico que se utilizó generalmente desde la década de 1930 hasta finales de la década de 1950 con fines de grabación y difusión y que todavía tiene un uso limitado en la actualidad[1].
Los discos de acetato se utilizan para la producción de discos. A diferencia de los discos de vinilo ordinarios, que se forman rápidamente a partir de trozos de plástico mediante un proceso de moldeo en serie, un disco de acetato se crea utilizando un torno de grabación para cortar un surco modulado por la señal de audio en la superficie de un disco virgen recubierto de laca, una operación en tiempo real que requiere un equipo caro y delicado y la habilidad de un experto para obtener buenos resultados. [2] A continuación, el disco se recubre de metal, que se despega para formar un negativo que luego se galvaniza y se despega para crear una madre (copia positiva) que se vuelve a galvanizar y despegar para crear unos negativos llamados estampadores, que luego se utilizan como moldes en una prensa de discos.
Además de su uso en la creación de masters, se utilizaron ampliamente para muchos fines antes de que se generalizaran las grabadoras de cinta magnética, y en la era moderna son utilizadas por los DJ de música de baile. Se utilizaban en la radiodifusión para archivar las emisiones en directo, pregrabar la programación local, retrasar las transmisiones de la red para emitirlas más tarde y proporcionar programación «desde casa» en la Red de Radio de las Fuerzas Armadas. En Jamaica, los operadores de sistemas de sonido los utilizaron mucho a finales de los años cuarenta y cincuenta. Los acetatos se utilizaban a menudo como «demos» de nuevas grabaciones de artistas y sellos discográficos. Algunos acetatos son muy apreciados por su rareza, especialmente cuando contienen material inédito.

Disco de vinilo

La mayoría de los coleccionistas de discos, al igual que cualquier otro comprador de discos fonográficos, se interesan principalmente por las ediciones comerciales; es decir, por las copias de discos que se fabricaron con la intención de que se vendieran al por menor al público. Estos son los tipos de discos que probablemente constituyan la mayor parte de las colecciones de discos de cualquier persona
Los coleccionistas serios suelen estar interesados en poseer casi todo lo producido por los artistas que admiran, y artículos inusuales como las prensas de acetato (también conocidas como «acetatos» o «lacas») o las prensas de prueba. Se trata de discos o componentes de la producción discográfica que se fabricaron no para su venta, sino para evaluar el proceso de fabricación del propio disco comercial.
Dado que tanto los acetatos como las pruebas de prensado son bastante raros, suelen suscitar un gran interés en el mercado de los coleccionistas. Aunque este tipo de prensados de cualquier artista son raros, suele haber mucho interés en los acetatos y prensados de prueba de artistas que son a su vez populares entre los coleccionistas, como los Beatles, los Rolling Stones, Bob Dylan, etc.

Discos de acetato vírgenes

Un disco de acetato (también conocido como disco de laca, acetato de prueba, placa de doblaje o disco de transcripción) es un tipo de disco fonográfico que se utilizó generalmente desde la década de 1930 hasta finales de la década de 1950 con fines de grabación y difusión, y que todavía tiene un uso limitado en la actualidad[1].
Los discos de acetato se utilizan para la producción de discos. A diferencia de los discos de vinilo ordinarios, que se forman rápidamente a partir de trozos de plástico mediante un proceso de moldeo en serie, un disco de acetato se crea utilizando un torno de grabación para cortar un surco modulado por la señal de audio en la superficie de un disco virgen recubierto de laca, una operación en tiempo real que requiere un equipo caro y delicado y la habilidad de un experto para obtener buenos resultados. [2] A continuación, el disco se recubre de metal, que se despega para formar un negativo que luego se galvaniza y se despega para crear una madre (copia positiva) que se vuelve a galvanizar y despegar para crear unos negativos llamados estampadores, que luego se utilizan como moldes en una prensa de discos.
Además de su uso en la creación de masters, se utilizaron ampliamente para muchos fines antes de que se generalizaran las grabadoras de cinta magnética, y en la era moderna son utilizadas por los DJ de música de baile. Se utilizaban en la radiodifusión para archivar las emisiones en directo, pregrabar la programación local, retrasar las transmisiones de la red para emitirlas más tarde y proporcionar programación «desde casa» en la Red de Radio de las Fuerzas Armadas. En Jamaica, los operadores de sistemas de sonido los utilizaron mucho a finales de los años cuarenta y cincuenta. Los acetatos se utilizaban a menudo como «demos» de nuevas grabaciones de artistas y sellos discográficos. Algunos acetatos son muy apreciados por su rareza, especialmente cuando contienen material inédito.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos