Tipos de vias de administracion de medicamentos

5 vías de administración de medicamentos

La administración enteral es la administración de alimentos o fármacos a través del tracto gastrointestinal humano. Esto contrasta con la nutrición o administración de fármacos por vía parenteral (en griego para, «además» + enteros), que se produce por vías ajenas al tracto gastrointestinal, como las vías intravenosas. La administración enteral afecta al esófago, el estómago y los intestinos delgado y grueso (es decir, el tracto gastrointestinal). Los métodos de administración incluyen la vía oral, sublingual (disolución del fármaco bajo la lengua) y rectal. La administración parenteral se realiza a través de una vena periférica o central[1] En farmacología, la vía de administración del fármaco es importante porque afecta al metabolismo del mismo, a su eliminación y, por tanto, a su dosificación. El término proviene del griego enteros, «intestino».
La administración enteral puede dividirse en tres categorías diferentes, según el punto de entrada en el tracto gastrointestinal: oral (por la boca), gástrica (a través del estómago) y rectal (desde el recto). (La introducción gástrica implica el uso de una sonda a través del conducto nasal (sonda NG) o una sonda en el vientre que lleva directamente al estómago (sonda PEG). La administración rectal suele consistir en supositorios rectales).

gráfico de la vía de administración del fármaco

La vía de administración de un fármaco se define sencillamente como el camino por el que un fármaco se introduce en el organismo para el diagnóstico, la prevención, la curación o el tratamiento de diversas enfermedades y trastornos. Para que un fármaco produzca el efecto terapéutico deseado, debe entrar en contacto con los tejidos de los órganos y las células de los tejidos por una vía u otra; y para que esto tenga lugar, el fármaco debe administrarse de la forma adecuada.
La vía de administración de un medicamento afecta directamente a la biodisponibilidad del mismo, que determina tanto el inicio como la duración del efecto farmacológico. La elección de la vía de administración puede estar influida por muchos factores, entre los que se incluyen:
Las distintas vías de administración se clasifican en vía local y vía sistémica. La vía local es el modo más sencillo de administración de un fármaco en el lugar donde se requiere la acción deseada. Cuando se desea la absorción sistémica de un fármaco, los medicamentos suelen administrarse por dos vías principales: la vía enteral y la vía parenteral.

ejemplos de vías parenterales

Las vías de administración se clasifican generalmente por el lugar en el que se aplica la sustancia. Algunos ejemplos comunes son la administración oral e intravenosa. Las vías también pueden clasificarse en función del lugar donde se encuentra el objetivo de la acción. La acción puede ser tópica (local), enteral (efecto sistémico, pero administrado a través del tracto gastrointestinal) o parenteral (acción sistémica, pero administrada por vías distintas del tracto gastrointestinal). La vía de administración y la forma de dosificación son aspectos de la administración del fármaco.
La ruta o el curso que sigue el principio activo desde el lugar de aplicación hasta el lugar donde tiene su efecto objetivo suele ser más bien una cuestión de farmacocinética (relativa a los procesos de captación, distribución y eliminación de los fármacos). Las excepciones son las vías transdérmicas o transmucosas, que todavía se denominan comúnmente vías de administración.
La localización del efecto objetivo de las sustancias activas suele ser más bien una cuestión de farmacodinámica (relativa, por ejemplo, a los efectos fisiológicos de los fármacos[2]). Una excepción es la administración tópica, que generalmente significa que tanto el lugar de aplicación como el efecto del mismo son locales[3].

vías de administración de medicamentos pdf

La vía de administración de un fármaco se define sencillamente como el camino por el que un fármaco se introduce en el organismo para el diagnóstico, la prevención, la curación o el tratamiento de diversas enfermedades y trastornos. Para que un fármaco produzca el efecto terapéutico deseado, debe entrar en contacto con los tejidos de los órganos y las células de los tejidos por una vía u otra; y para que esto tenga lugar el fármaco debe administrarse de la forma adecuada.
La vía de administración de un medicamento afecta directamente a la biodisponibilidad del mismo, que determina tanto el inicio como la duración del efecto farmacológico. La elección de la vía de administración puede estar influida por muchos factores, entre los que se incluyen:
Las distintas vías de administración se clasifican en vía local y vía sistémica. La vía local es el modo más sencillo de administración de un fármaco en el lugar donde se requiere la acción deseada. Cuando se desea la absorción sistémica de un fármaco, los medicamentos suelen administrarse por dos vías principales: la vía enteral y la vía parenteral.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos