Vias de administracion de un farmaco

Vía de administración inyectable

Muchos fármacos pueden administrarse por vía oral en forma de líquidos, cápsulas, comprimidos o tabletas masticables. Dado que la vía oral es la más cómoda y, por lo general, la más segura y menos costosa, es la más utilizada. Sin embargo, tiene limitaciones debido a la forma en que un fármaco suele moverse por el tracto digestivo. En el caso de los fármacos administrados por vía oral, la absorción puede comenzar en la boca y el estómago. Sin embargo, la mayoría de los fármacos suelen absorberse en el intestino delgado. El fármaco atraviesa la pared intestinal y viaja hasta el hígado antes de ser transportado por el torrente sanguíneo hasta su lugar de destino. La pared intestinal y el hígado alteran químicamente (metabolizan) muchos fármacos, disminuyendo la cantidad de fármaco que llega al torrente sanguíneo. En consecuencia, estos fármacos suelen administrarse en dosis más pequeñas cuando se inyectan por vía intravenosa para producir el mismo efecto.
Cuando un fármaco se toma por vía oral, los alimentos y otros fármacos presentes en el tracto digestivo pueden afectar a la cantidad y a la rapidez de absorción del fármaco. Así, algunos fármacos deben tomarse con el estómago vacío, otros deben tomarse con alimentos, otros no deben tomarse con otros fármacos determinados y otros no pueden tomarse por vía oral en absoluto.

10 vías de administración de fármacos

Los estudios de investigación pueden utilizar sustancias diseñadas para parecerse a los fármacos, pero que no contienen ningún componente activo. Pueden tener el mismo aspecto que un fármaco concreto, pero están compuestas de almidón, azúcar u otras sustancias inocuas no farmacológicas. Algunas personas se sienten mejor después de tomarlos. ¿Cómo se denomina este fenómeno?
Muchos fármacos pueden administrarse por vía oral en forma de líquidos, cápsulas, comprimidos o tabletas masticables. Dado que la vía oral es la más cómoda y, por lo general, la más segura y menos costosa, es la más utilizada. Sin embargo, tiene limitaciones debido a la forma en que un fármaco suele moverse por el tracto digestivo. En el caso de los fármacos administrados por vía oral, la absorción puede comenzar en la boca y el estómago. Sin embargo, la mayoría de los fármacos suelen absorberse en el intestino delgado. El fármaco atraviesa la pared intestinal y viaja hasta el hígado antes de ser transportado por el torrente sanguíneo hasta su lugar de destino. La pared intestinal y el hígado alteran químicamente (metabolizan) muchos fármacos, disminuyendo la cantidad de fármaco que llega al torrente sanguíneo. En consecuencia, estos fármacos suelen administrarse en dosis más pequeñas cuando se inyectan por vía intravenosa para producir el mismo efecto.

Vías parenterales de administración de fármacos

La vía de administración de un fármaco se define sencillamente como la vía por la que un fármaco se introduce en el organismo para el diagnóstico, la prevención, la curación o el tratamiento de diversas enfermedades y trastornos. Para que un fármaco produzca el efecto terapéutico deseado, debe entrar en contacto con los tejidos de los órganos y las células de los tejidos por una vía u otra; y para que esto tenga lugar el fármaco debe administrarse de la forma adecuada.
La vía de administración de un medicamento afecta directamente a la biodisponibilidad del mismo, que determina tanto el inicio como la duración del efecto farmacológico. La elección de la vía de administración puede estar influida por muchos factores, entre los que se incluyen:
Las distintas vías de administración se clasifican en vía local y vía sistémica. La vía local es el modo más sencillo de administración de un fármaco en el lugar donde se requiere la acción deseada. Cuando se desea la absorción sistémica de un fármaco, los medicamentos suelen administrarse por dos vías principales: la vía enteral y la vía parenteral.

Vías de administración de medicamentos pdf

Las vías de administración se clasifican generalmente por el lugar en el que se aplica la sustancia. Algunos ejemplos comunes son la administración oral e intravenosa. Las vías también pueden clasificarse en función del lugar donde se encuentra el objetivo de la acción. La acción puede ser tópica (local), enteral (efecto sistémico, pero administrado a través del tracto gastrointestinal) o parenteral (acción sistémica, pero administrada por vías distintas del tracto gastrointestinal). La vía de administración y la forma de dosificación son aspectos de la administración del fármaco.
La ruta o el curso que sigue la sustancia activa desde el lugar de aplicación hasta el lugar donde tiene su efecto objetivo suele ser más bien una cuestión de farmacocinética (relativa a los procesos de captación, distribución y eliminación de los fármacos). Las excepciones son las vías transdérmicas o transmucosas, que todavía se denominan comúnmente vías de administración.
La localización del efecto objetivo de las sustancias activas suele ser más bien una cuestión de farmacodinámica (relativa, por ejemplo, a los efectos fisiológicos de los fármacos[2]). Una excepción es la administración tópica, que generalmente significa que tanto el lugar de aplicación como el efecto del mismo son locales[3].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos