Como se formo marte

Como se formo marte 2021

Cuando un asteroide o un cometa chocan contra Marte, expulsan rocas de la superficie, y algunas de ellas pueden acabar en el espacio y aterrizar en la Tierra como meteoritos. Los estudios de estos meteoritos han mostrado enormes variaciones en su composición, particularmente en las cantidades de los llamados elementos “amantes del hierro” como el tungsteno, que tiende a hundirse hacia el núcleo de hierro de un planeta joven mientras se está formando.
El tungsteno es crucial para medir la edad de Marte: utilizamos su presencia o ausencia en las rocas para averiguar cuándo se formó el planeta. Si está presente fuera del núcleo, puede ser una señal de que la formación es rápida. Su ausencia sugeriría una formación más lenta. Los análisis anteriores del tungsteno en los meteoritos marcianos sugerían que el planeta se construyó rápidamente, formándose en menos de cinco millones de años después de la formación del sistema solar.
Pero es posible que este tungsteno llegara a Marte por colisiones con asteroides, lo que podría significar que las muestras de meteoritos nos han llevado por mal camino. Para averiguarlo, Simone Marchi, del Instituto de Investigación del Suroeste de Colorado, y sus colegas utilizaron simulaciones de choques con Marte para intentar averiguar de dónde proceden exactamente los elementos ferrosos de los meteoritos marcianos.

Cómo se llamó marte

Marte y la Tierra, a escala, muestra cuánto más grande y más amigable para la vida es nuestro planeta que nuestro rojo… [+] vecino. Marte, el planeta rojo, no tiene un campo magnético que lo proteja del viento solar, lo que significa que puede perder su atmósfera de una manera que la Tierra no tiene.
Imagina los primeros días de nuestro Sistema Solar, retrocediendo miles de millones de años. El Sol era más frío y menos luminoso, pero había (al menos) dos planetas -la Tierra y Marte- con agua líquida cubriendo gran parte de sus superficies. Ninguno de los dos mundos estaba completamente congelado debido a la importante presencia de gases de efecto invernadero, incluido el dióxido de carbono. Es posible que ambos tuvieran formas de vida primitivas en sus jóvenes océanos, lo que preparó el camino para un futuro brillante y biológico.
A lo largo de los últimos miles de millones de años, ambos planetas han sufrido cambios drásticos. Sin embargo, por alguna razón, mientras que la Tierra se volvió rica en oxígeno, permaneció templada y vio la vida explotar en su superficie, Marte simplemente murió. Sus océanos desaparecieron, perdió su atmósfera y aún no se ha encontrado ningún signo de vida en él. Debe haber una razón por la que Marte murió mientras la Tierra sobrevivió. Ha costado décadas, pero la ciencia lo ha descubierto por fin.

Opportunity

El día marciano, el tiempo que tarda Marte en girar una vez sobre su eje, tiene una duración de 24 horas y 40 minutos, muy similar a la del día terrestre. Sin embargo, su año es casi el doble de largo que el de la Tierra. Marte tarda 687 días terrestres en orbitar alrededor del Sol. Esa trayectoria alrededor del Sol es ligeramente más elíptica que la de la Tierra, y el Sol no está exactamente en el centro de su trayectoria orbital.
Al igual que la Tierra, Marte está inclinado sobre su eje. Esta inclinación, combinada con la órbita elíptica, contribuye a las estaciones en Marte. Como Marte está más cerca del Sol durante el verano del hemisferio sur, el verano en ese hemisferio es más cálido que el del hemisferio norte.
Las temperaturas de la superficie son frías -un día cálido de verano puede alcanzar los 0 °C (32 °F), y el invierno en los polos puede ser tan frío como -125 °C (-193 °F), y su atmósfera es muy delgada. La presión atmosférica en la superficie del planeta es aproximadamente una centésima parte de la de la Tierra. La atmósfera de Marte está compuesta principalmente por dióxido de carbono (95%), nitrógeno (3%) y argón (2%), con trazas de otros gases, como el oxígeno (0,15%). La atmósfera de la Tierra es mayoritariamente nitrógeno (77%) y oxígeno (21%). La delgada atmósfera de Marte ofrece poca protección contra la peligrosa radiación entrante y, a diferencia de la Tierra, Marte no tiene una capa de ozono que proteja la superficie de la radiación ultravioleta solar.

La atmósfera de marte

Los detalles básicos de la dinámica fisicoquímica que condujo a la formación de los planetas terrestres han permanecido esquivos hasta hace relativamente poco tiempo. Las mejoras de la Ley de Moore en el rendimiento computacional han transformado la forma en que los dinamizadores pueden estudiar los procesos físicos y químicos de la acreción de los planetas terrestres mediante simulaciones numéricas cada vez más sofisticadas. Los análisis de rocas y meteoritos terrestres se realizan con herramientas analíticas cada vez más potentes que arrojan datos con una precisión y exactitud sin precedentes. Por tanto, ahora tenemos un conocimiento más firme de las composiciones químicas e isotópicas de la Tierra, la Luna, Marte, Vesta, varios meteoritos asteroidales derivados de unos 100-150 cuerpos madre y algunos cometas. Estos datos ayudan a restringir tanto la cronología absoluta como la relativa de la formación de los planetas, que posteriormente se introduce en los modernos modelos dinámicos de acreción (por ejemplo, Morbidelli et al. 2012).
Aparte de la Tierra, Marte es el único otro planeta del que tenemos muestras directas. El análisis geoquímico e isotópico de estas muestras nos permite reducir las incertidumbres sobre la cronología de la formación de Marte. Por ejemplo, Dauphas y Pourmand (2011) analizaron un conjunto de meteoritos marcianos para argumentar que Marte alcanzó la mitad de su tamaño actual en aproximadamente 1,8 Myr. Es probable que Marte terminara su acreción en un plazo de ~10 Myr desde el inicio del sistema solar. Es sencillo pensar que la Tierra necesitó más tiempo para formarse debido a su masa mucho mayor. De hecho, la derivación de las escalas de tiempo para la acreción terrestre a partir del cronómetro Hf-W apoya esta idea al mostrar que la Tierra terminó la formación de su núcleo al menos 30 Myr después de la formación de la inclusión rica en calcio-aluminio (CAI) (por ejemplo, Kleine et al. 2009 y sus referencias). Estas observaciones pueden resumirse como una línea de tiempo general para la formación de los planetas terrestres, y la combinación de estos datos geoquímicos con simulaciones numéricas ayuda en los esfuerzos por resolver el misterio de la formación de los planetas terrestres de la muestra y, por extensión, de todo el sistema solar interior.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos