Ejemplos de propiedades físicas

Ejemplos de propiedades físicas

Materia: propiedades físicas y químicas

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Physical property» – news – newspapers – books – scholar – JSTOR (March 2017) (Learn how and when to remove this template message)
Una propiedad física es cualquier propiedad que es medible, cuyo valor describe un estado de un sistema físico[1] Los cambios en las propiedades físicas de un sistema pueden utilizarse para describir sus cambios entre estados momentáneos. Las propiedades físicas suelen denominarse observables. No son propiedades modales. Una propiedad física cuantificable se denomina cantidad física.
Las propiedades físicas suelen caracterizarse como propiedades intensivas y extensivas. Una propiedad intensiva no depende del tamaño o la extensión del sistema, ni de la cantidad de materia del objeto, mientras que una propiedad extensiva muestra una relación aditiva. En general, estas clasificaciones sólo son válidas en los casos en que las subdivisiones más pequeñas de la muestra no interactúan en algún proceso físico o químico al combinarse.

Ejemplos de cambios físicos y químicos

301.1: Leyes y teorías científicas301.2: El método científico301.3: Clasificación de la materia por su estado301.4: Clasificación de la materia según su composición301.5: Propiedades físicas y químicas de la materia301.6: ¿Qué es la energía? 301.7: Medición: Unidades estándar301.8: Medición: Unidades derivadas301.9: Incertidumbre en la medición: Exactitud y precisión301.10: Incertidumbre en la medición: Lectura de instrumentos301.11: Incertidumbre en la medición: Cifras significativas301.12: Análisis dimensional
303.1: Moléculas y compuestos303.2: Fórmulas químicas303.3: Modelos moleculares303.4: Clasificación de elementos y compuestos303.5: Compuestos iónicos: Fórmulas y nomenclatura303.6: Compuestos moleculares: Fórmulas y nomenclatura303.7: Compuestos orgánicos303.8: Conceptos de masa de fórmula y mol de los compuestos303.9: Determinación experimental de la fórmula química303.10: Ecuaciones químicas
304.1: Estequiometría de la reacción304.2: Reactante limitante304.3: Rendimiento de la reacción304.4: Propiedades generales de las soluciones304.5: Concentración y dilución de soluciones304.6: Soluciones electrolíticas y no electrolíticas304.7: Solubilidad de compuestos iónicos304.8: Reacciones químicas en soluciones acuosas304.9: Reacciones de precipitación304.10: Reacciones de oxidación-reducción304.11: Números de oxidación304.12: Reacciones de ácidos, bases y neutralización304.13: Síntesis y de

Propiedades de la materia – propiedades físicas y químicas

Las características que nos permiten distinguir una sustancia de otra se denominan propiedades. Una propiedad física es una característica de la materia que no está asociada a un cambio en su composición química. Algunos ejemplos conocidos de propiedades físicas son la densidad, el color, la dureza, los puntos de fusión y ebullición y la conductividad eléctrica. Podemos observar algunas propiedades físicas, como la densidad y el color, sin cambiar el estado físico de la materia observada. Otras propiedades físicas, como la temperatura de fusión del hierro o la temperatura de congelación del agua, sólo pueden observarse cuando la materia sufre un cambio físico. Un cambio físico es un cambio en el estado o las propiedades de la materia sin que se produzca un cambio en su composición química (las identidades de las sustancias que contiene la materia). Observamos un cambio físico cuando la cera se derrite, cuando el azúcar se disuelve en el café y cuando el vapor se condensa en agua líquida (Figura 1). Otros ejemplos de cambios físicos son la magnetización y desmagnetización de metales (como se hace con las etiquetas de seguridad antirrobo habituales) y la molienda de sólidos en polvo (que a veces puede producir cambios de color notables). En cada uno de estos ejemplos, se produce un cambio en el estado físico, la forma o las propiedades de la sustancia, pero no en su composición química.

Propiedades físicas y químicas de la materia

Todas las propiedades de la materia son extensivas o intensivas y físicas o químicas. Las propiedades extensivas, como la masa y el volumen, dependen de la cantidad de materia que se mide. Las propiedades intensivas, como la densidad y el color, no dependen de la cantidad de materia. Tanto las propiedades extensivas como las intensivas son propiedades físicas, lo que significa que pueden medirse sin cambiar la identidad química de la sustancia. Por ejemplo, el punto de congelación de una sustancia es una propiedad física: cuando el agua se congela, sigue siendo agua (H2O), sólo que en un estado físico diferente.
Una propiedad química, por su parte, es cualquier propiedad de un material que se pone de manifiesto durante una reacción química; es decir, cualquier cualidad que sólo puede establecerse cambiando la identidad química de una sustancia. Las propiedades químicas no pueden determinarse simplemente viendo o tocando la sustancia; la estructura interna de la sustancia debe verse afectada para poder investigar sus propiedades químicas.
Propiedades físicas: La materia tiene masa y volumen, como demuestra este bloque de hormigón. Puedes observar su masa sintiendo lo que pesa cuando intentas cogerlo; puedes observar su volumen mirándolo y fijándote en su tamaño. Tanto la masa como el volumen son ejemplos de propiedades físicas extensas.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos