Estaciones del a;o

Ciclo estacional

Una estación es una división del año[1] basada en los cambios climáticos, la ecología y el número de horas de luz en una región determinada. En la Tierra, las estaciones son el resultado de la órbita terrestre alrededor del Sol y de la inclinación axial de la Tierra con respecto al plano eclíptico[2][3] En las regiones templadas y polares, las estaciones están marcadas por los cambios en la intensidad de la luz solar que llega a la superficie de la Tierra, cuyas variaciones pueden provocar la hibernación o la migración de los animales y la inactividad de las plantas. Diversas culturas definen el número y la naturaleza de las estaciones en función de las variaciones regionales, por lo que existen varias culturas, tanto modernas como históricas, cuyo número de estaciones varía.
El hemisferio norte experimenta más luz solar directa durante mayo, junio y julio, ya que el hemisferio está orientado hacia el Sol. Lo mismo ocurre en el hemisferio sur en noviembre, diciembre y enero. La inclinación axial de la Tierra hace que el Sol esté más alto en el cielo durante los meses de verano, lo que aumenta el flujo solar. Sin embargo, debido al desfase estacional, junio, julio y agosto son los meses más cálidos en el hemisferio norte, mientras que diciembre, enero y febrero lo son en el hemisferio sur.

Menstruat… temporadas

El tiempo es un concepto difícil de entender para los niños. Empiezan a hacerse una idea de cómo pasa el tiempo gracias a las diferentes situaciones que se encuentran en su día a día, como las horas de comida, los hábitos diarios o el paso del día a la noche. El hecho de que estos acontecimientos se produzcan en un orden determinado ayuda a los más pequeños a comprender mejor el tiempo y su importancia. Aprender sobre las estaciones del año y su transición ayuda a los niños a comprender mejor cómo funciona el tiempo.
Los niños esperan con alegría jugar con las hojas caídas durante el otoño o hacer las mejores y más impresionantes figuras de nieve cuando llega el invierno. Por no hablar de la emoción cuando se acerca el verano y surge la oportunidad de ir a la playa. O algunos pequeños se emocionan al ver que las plantas crecen más fuertes y las flores florecen durante la primavera. Sin embargo, las estaciones no ocurren simultáneamente en todo el mundo, hay una diferencia entre los hemisferios norte y sur, y esto podría traer algunas dificultades al aprender sobre las estaciones.

Comentarios

Algunos meteorólogos adoptan la convención, con el fin de presentar estadísticas, de agrupar los doce meses del año en cuatro estaciones de tres meses, por ejemplo, marzo, abril y mayo se consideran primavera.
Los equinoccios se producen en marzo y septiembre, cuando el Sol se encuentra en dirección al eje de rotación de la Tierra, de modo que (sin tener en cuenta el efecto de la refracción atmosférica) en toda la Tierra hay doce horas de luz y doce horas de oscuridad.
Los solsticios se producen en junio y diciembre, cuando el eje de la Tierra se encuentra en su inclinación extrema hacia y desde el Sol, por lo que a mediodía aparece en su punto más alto en un hemisferio y en su punto más bajo en el otro, dando lugar a los días más largos y más cortos respectivamente.
Estos cuatro acontecimientos se repiten cada año tropical (365 días, 5 horas, 49 minutos), por lo que se retrasan unas seis horas, o (si ha habido un día bisiesto de por medio) se adelantan unas 18 horas, de un año a otro.
Hay muchas fuentes, como los diarios, que utilizan estas fechas como si fueran los límites de las estaciones. Por ejemplo, “21 de junio, comienza el verano”, pero esto lleva a la confusión cuando, en muchos países europeos, el 24 de junio se celebra como día de pleno verano.

Duración de las estaciones

Una estación es una división del año[1] basada en los cambios climáticos, la ecología y el número de horas de luz en una región determinada. En la Tierra, las estaciones son el resultado de la órbita terrestre alrededor del Sol y de la inclinación axial de la Tierra con respecto al plano eclíptico[2][3] En las regiones templadas y polares, las estaciones están marcadas por los cambios en la intensidad de la luz solar que llega a la superficie de la Tierra, cuyas variaciones pueden provocar la hibernación o la migración de los animales y la inactividad de las plantas. Diversas culturas definen el número y la naturaleza de las estaciones en función de las variaciones regionales, por lo que existen varias culturas, tanto modernas como históricas, cuyo número de estaciones varía.
El hemisferio norte experimenta más luz solar directa durante mayo, junio y julio, ya que el hemisferio está orientado hacia el Sol. Lo mismo ocurre en el hemisferio sur en noviembre, diciembre y enero. La inclinación axial de la Tierra hace que el Sol esté más alto en el cielo durante los meses de verano, lo que aumenta el flujo solar. Sin embargo, debido al desfase estacional, junio, julio y agosto son los meses más cálidos en el hemisferio norte, mientras que diciembre, enero y febrero lo son en el hemisferio sur.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos