Leyes de isaac newton

Segunda ley de newton

Sir Isaac Newton trabajó en muchas áreas de las matemáticas y la física. Desarrolló las teorías de la gravitación en 1666, cuando sólo tenía 23 años. En 1686, presentó sus tres leyes del movimiento en los «Principia Mathematica Philosophiae Naturalis».
La primera ley de Newton establece que todo objeto permanecerá en reposo o en movimiento uniforme en línea recta a menos que se vea obligado a cambiar de estado por la acción de una fuerza externa. Esta tendencia a resistirse a los cambios en un estado de movimiento es la inercia. No hay ninguna fuerza neta que actúe sobre un objeto (si todas las fuerzas externas se anulan entre sí). Entonces el objeto mantendrá una velocidad constante. Si esa velocidad es cero, el objeto permanece en reposo. Si una fuerza externa actúa sobre un objeto, la velocidad cambiará debido a la fuerza.
Supongamos que tenemos un avión en un punto «0» definido por su ubicación X0 y el tiempo t0. El avión tiene una masa m0 y se desplaza con una velocidad V0. Una fuerza externa F al avión mostrado arriba lo mueve al punto «1». La nueva ubicación del avión es X1 y el tiempo t1.

La primera ley de newton

Sir Isaac Newton trabajó en muchas áreas de las matemáticas y la física. Desarrolló las teorías de la gravitación en 1666, cuando sólo tenía 23 años. En 1686, presentó sus tres leyes del movimiento en los «Principia Mathematica Philosophiae Naturalis».
La primera ley de Newton establece que todo objeto permanecerá en reposo o en movimiento uniforme en línea recta a menos que se vea obligado a cambiar de estado por la acción de una fuerza externa. Esta tendencia a resistirse a los cambios en un estado de movimiento es la inercia. No hay ninguna fuerza neta que actúe sobre un objeto (si todas las fuerzas externas se anulan entre sí). Entonces el objeto mantendrá una velocidad constante. Si esa velocidad es cero, el objeto permanece en reposo. Si una fuerza externa actúa sobre un objeto, la velocidad cambiará debido a la fuerza.
Supongamos que tenemos un avión en un punto «0» definido por su ubicación X0 y el tiempo t0. El avión tiene una masa m0 y se desplaza con una velocidad V0. Una fuerza externa F al avión mostrado arriba lo mueve al punto «1». La nueva ubicación del avión es X1 y el tiempo t1.

Ejemplo de la primera ley de newton

La ley de la gravitación universal de Newton se suele enunciar como que toda partícula atrae a cualquier otra partícula del universo con una fuerza que es directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre sus centros[nota 1] La publicación de la teoría se ha conocido como la «primera gran unificación», ya que supuso la unificación de los fenómenos de gravedad descritos anteriormente en la Tierra con los comportamientos astronómicos conocidos[1][2][3].
Se trata de una ley física general derivada de observaciones empíricas mediante lo que Isaac Newton denominó razonamiento inductivo[4]. Forma parte de la mecánica clásica y fue formulada en la obra de Newton Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica («los Principia»), publicada por primera vez el 5 de julio de 1687. Cuando Newton presentó el Libro 1 del texto inédito en abril de 1686 a la Royal Society, Robert Hooke afirmó que Newton había obtenido de él la ley del cuadrado inverso.
En el lenguaje actual, la ley afirma que toda masa puntual atrae a cualquier otra masa puntual mediante una fuerza que actúa a lo largo de la línea que cruza los dos puntos. La fuerza es proporcional al producto de las dos masas, e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre ellas[5].

Ejemplos de la tercera ley del movimiento de newton

En mecánica clásica, las leyes del movimiento de Newton son tres leyes que describen la relación entre el movimiento de un objeto y las fuerzas que actúan sobre él. La primera ley establece que un objeto permanece en reposo o continúa moviéndose a una velocidad constante, a menos que actúe sobre él una fuerza externa[1] La segunda ley establece que la tasa de cambio de momento de un objeto es directamente proporcional a la fuerza aplicada o, para un objeto con masa constante, que la fuerza neta sobre un objeto es igual a la masa de ese objeto multiplicada por la aceleración. La tercera ley establece que cuando un objeto ejerce una fuerza sobre un segundo objeto, ese segundo objeto ejerce una fuerza que es igual en magnitud y opuesta en dirección sobre el primer objeto.
Las tres leyes del movimiento fueron recopiladas por primera vez por Isaac Newton en su Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica (Principios matemáticos de la filosofía natural), publicado por primera vez en 1687[2]. Newton las utilizó para explicar e investigar el movimiento de muchos objetos y sistemas físicos, lo que sentó las bases de la mecánica newtoniana[3].

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos