Masa de los planetas

Masa de los planetas

La masa de la tierra

La masa solar (M☉) es una unidad de masa estándar en astronomía, que equivale aproximadamente a 2×1030 kg. Se utiliza a menudo para indicar las masas de otras estrellas, así como de cúmulos estelares, nebulosas, galaxias y agujeros negros. Es aproximadamente igual a la masa del Sol. Equivale a unos dos nonillones (escala corta) o dos quintillones (escala larga) de kilogramos:
El valor de la constante gravitacional se dedujo por primera vez a partir de las mediciones realizadas por Henry Cavendish en 1798 con una balanza de torsión[3] El valor que obtuvo difiere sólo en un 1% del valor moderno, pero no era tan preciso[4] El paralaje diurno del Sol se midió con precisión durante los tránsitos de Venus en 1761 y 1769,[5] dando un valor de 9″ (9 segundos de arco, frente al valor actual de 8,794148″). A partir del valor del paralaje diurno, se puede determinar la distancia al Sol a partir de la geometría de la Tierra[6][7].
La primera estimación conocida de la masa solar fue realizada por Isaac Newton[8] En su obra Principia (1687), estimó que la relación entre la masa de la Tierra y el Sol era de aproximadamente 1⁄28700. Más tarde determinó que su valor se basaba en un valor erróneo de la paralaje solar, que había utilizado para estimar la distancia al Sol. En la tercera edición de los Principia corrigió su relación estimada a 1⁄169282. El valor actual del paralaje solar es aún más pequeño, lo que arroja una relación de masas estimada de 1⁄332946[9].

Cómo calcular el peso en otros planetas

Planetas: Distancia | Masa | Radio | Diámetro | Circunferencia | Superficie | Volumen | Densidad | Gravedad | Duración del día | Rotación | Órbita (año) | Velocidad | Velocidad circular | Velocidad de escape | Temperatura | Albedo | Modelo del Sistema Solar || Vida útil Estrella
Calculadora para las masas aproximadas del Sol, la Luna, la Tierra y los planetas en kilogramos y comparadas entre sí. Los kilogramos son la unidad SI para la masa, para los cuerpos celestes es, por supuesto, un poco pequeña y por lo tanto conduce a números enormes. Un yottagrama (Yg, 1024 gramos, un septillón de gramos), es igual a un exatón (Et, 1018 toneladas, un quintillón de toneladas) es más apropiado para mostrar esas masas. El valor comparativo común para los planetas terrestres es la masa de la Tierra, para los gigantes gaseosos es la masa de Júpiter y para las estrellas es la masa solar.
Los números muy grandes y muy pequeños se mostrarán con una anotación e, por ejemplo, 2e+9 para 2*109 y 2e-9 para 2*10-9. Si un valor se muestra como 0 (por ejemplo, la masa de la Luna en masas solares), se requiere un mayor número de decimales.

Comparación de masas planetarias

Objetivos. Utilizamos modelos de formación de sistemas planetarios para inferir las propiedades, en particular su distribución de radios y el contenido de agua, de los planetas que pueden formarse alrededor de estrellas diez veces menos masivas que el Sol.
Métodos. Nuestros modelos de formación y composición de sistemas planetarios tienen en cuenta la estructura y evolución del disco protoplanetario, el crecimiento de la masa planetaria por acreción de sólidos y gas, así como las interacciones planeta-planeta, planeta-estrella y planeta-disco.
Resultados. Mostramos que los planetas pueden formarse con un periodo orbital pequeño en órbita alrededor de estrellas de baja masa. Mostramos que el radio de los planetas tiene un pico en torno a 1 R⊕ y que son, en general, ricos en volátiles, especialmente si los discos protoplanetarios que orbitan este tipo de estrellas son de larga duración.
Conclusiones. Los planetas cercanos que orbitan alrededor de estrellas de baja masa, similares en términos de masa y radio a los detectados recientemente, pueden formarse en el marco del paradigma de creación de núcleos tal y como se ha modelado aquí. Las propiedades de los discos protoplanetarios, y su correlación con el tipo estelar, son clave para entender su composición.

Mercurio

A menudo utilizamos los términos «masa» y «peso» indistintamente en nuestro discurso cotidiano, pero para un astrónomo o un físico son cosas completamente diferentes. La masa de un cuerpo es una medida de la cantidad de materia que contiene. Un objeto con masa tiene una cualidad llamada inercia. Si agitamos un objeto como una piedra en la mano, nos daremos cuenta de que hace falta un empujón para que se mueva, y otro empujón para que se detenga de nuevo. Si la piedra está en reposo, quiere permanecer así. Una vez que la has puesto en movimiento, quiere seguir moviéndose. Esta cualidad o «lentitud» de la materia es su inercia. La masa es una medida de la inercia de un objeto.
El peso es una cosa totalmente diferente. Todo objeto con masa en el universo atrae a cualquier otro objeto con masa. La magnitud de la atracción depende del tamaño de las masas y de su distancia. En el caso de los objetos de tamaño normal, esta atracción gravitatoria es muy pequeña, pero la atracción entre un objeto muy grande, como la Tierra, y otro objeto, como tú, puede medirse fácilmente. ¿Cómo? Sólo hay que subirse a una balanza. Las balanzas miden la fuerza de atracción entre tú y la Tierra. Esta fuerza de atracción entre tú y la Tierra (o cualquier otro planeta) se llama tu peso.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos