Que son las manchas solares

Actividad de las manchas solares

Las manchas solares son fenómenos temporales en la fotosfera del Sol que aparecen como manchas más oscuras que las zonas circundantes. Son regiones de temperatura superficial reducida causada por concentraciones de flujo de campo magnético que inhiben la convección. Las manchas solares suelen aparecer en pares de polaridad magnética opuesta[2] y su número varía según el ciclo solar de aproximadamente 11 años.
Las manchas solares individuales o los grupos de manchas solares pueden durar desde unos pocos días hasta unos pocos meses, pero finalmente decaen. Las manchas solares se expanden y se contraen a medida que se desplazan por la superficie del Sol, con diámetros que oscilan entre los 16 km (10 mi)[3] y los 160.000 km (100.000 mi)[4] Las manchas solares más grandes pueden ser visibles desde la Tierra sin la ayuda de un telescopio[5] Pueden desplazarse a velocidades relativas, o movimientos propios, de unos cientos de metros por segundo cuando surgen por primera vez.
Las manchas solares, que indican una intensa actividad magnética, acompañan a fenómenos como los bucles coronales, las prominencias y los eventos de reconexión. La mayoría de las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal se originan en regiones magnéticamente activas alrededor de las agrupaciones de manchas solares visibles. Fenómenos similares observados indirectamente en estrellas distintas del Sol se denominan comúnmente manchas estelares, y se han medido tanto manchas claras como oscuras[6].

Qué son las manchas solares en los ojos

Las manchas solares son zonas que aparecen oscuras en la superficie del Sol. Aparecen oscuras porque son más frías que otras partes de la superficie del Sol. Las erupciones solares son una explosión repentina de energía causada por el enredo, cruce o reorganización de las líneas de campo magnético cerca de las manchas solares.
La superficie del Sol es un lugar muy activo. Tiene gases cargados eléctricamente que generan zonas de poderosas fuerzas magnéticas. Estas zonas se denominan campos magnéticos. Los gases del Sol están en constante movimiento, lo que enreda, estira y retuerce los campos magnéticos. Este movimiento genera una gran actividad en la superficie del Sol, llamada actividad solar.
A veces, la superficie del Sol es muy activa. Otras veces, las cosas están más tranquilas. La cantidad de actividad solar cambia con las etapas del ciclo solar. La actividad solar puede tener efectos aquí en la Tierra, por lo que los científicos vigilan de cerca la actividad solar cada día.
Las manchas solares son zonas que aparecen oscuras en la superficie del Sol. Aparecen oscuras porque son más frías que otras partes de la superficie del Sol. Sin embargo, la temperatura de una mancha solar sigue siendo muy elevada: ¡alrededor de 6.500 grados Fahrenheit!

Qué es un ciclo de manchas solares

El término “mancha solar” aparece en las noticias, a menudo en relación con historias sobre auroras, cortes eléctricos y problemas con los satélites en órbita.    Pero a menudo estas noticias no explican realmente qué son las manchas solares y por qué nos interesan en la Tierra.    ¿Qué son las manchas solares?
La respuesta más sencilla es que las manchas solares son regiones de la superficie del Sol más frías que las zonas circundantes.    Al ser más frías que el resto de la superficie del Sol, emiten menos luz, por lo que parecen más tenues que el resto del Sol.    Las manchas solares siguen siendo bastante calientes, y si no se contrastaran con la superficie del Sol, mucho más caliente, parecerían muy brillantes por sí solas.    Pero como son más frías que el resto del Sol, parecen muy oscuras.
Para entender las manchas solares, hay que comprender un poco por qué brilla el Sol.    El calor se genera en las profundidades del Sol a partir de la fusión nuclear de los átomos de hidrógeno en helio.    Este proceso libera mucha energía, pero como el Sol es tan grande, la energía generada en el interior tarda mucho tiempo en propagarse hacia el exterior.    Es el calor sobrante del proceso de fusión nuclear lo que hace que la superficie del Sol esté tan caliente.

¿con qué frecuencia se producen las manchas solares?

En cuestión de pocos minutos calientan el material a muchos millones de grados y producen una ráfaga de radiación en todo el espectro electromagnético, desde las ondas de radio hasta los rayos X y los rayos gamma.Los científicos clasifican las erupciones solares según su brillo en las longitudes de onda de los rayos X. Hay tres categorías: Las erupciones de clase X son grandes; son eventos importantes que pueden desencadenar apagones de radio en todo el mundo y tormentas de radiación de larga duración en la atmósfera superior.Las erupciones de clase M son de tamaño medio; generalmente causan breves apagones de radio que afectan a las regiones polares de la Tierra. En comparación con las erupciones de clase X y M, las de clase C son pequeñas y tienen pocas consecuencias en la Tierra.
Las erupciones solares son diferentes a las “eyecciones de masa coronal” (CME), que en su día se pensó que eran iniciadas por las erupciones solares. Las CME son enormes burbujas de gas enhebradas con líneas de campo magnético que son expulsadas del Sol en el transcurso de varias horas. Aunque algunas van acompañadas de llamaradas, ahora se sabe que la mayoría de las CME no están asociadas a llamaradas, lo que tiene importantes implicaciones para entender y predecir los efectos de la actividad solar en la Tierra y en el espacio. Si una CME colisiona con la Tierra, puede desencadenar una tormenta geomagnética. Las grandes tormentas geomagnéticas han provocado, entre otras cosas, cortes de energía eléctrica y daños en los satélites de comunicaciones. Las partículas energéticas impulsadas por las CME pueden ser perjudiciales tanto para los equipos electrónicos como para los astronautas o los pasajeros de aviones de alto vuelo.Las erupciones solares, por su parte, afectan directamente a la ionosfera y a las comunicaciones por radio en la Tierra, y también liberan partículas energéticas en el espacio. Por lo tanto, para entender y predecir la “meteorología espacial” y el efecto de la actividad solar en la Tierra, es necesario comprender tanto las CME como las llamaradas.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos