Temperatura del nucleo interno

corteza

La super-rotación del núcleo interno es una verdadera rotación hacia el este del núcleo interno de la Tierra en relación con su manto, para una tasa de rotación neta que es más rápida que la Tierra en su conjunto. En 1995, un modelo de la dínamo terrestre predijo una superrotación de hasta 3 grados al año; al año siguiente, esta predicción se vio respaldada por las discrepancias observadas en el tiempo que tardan las ondas p en atravesar el núcleo interno y el externo.
Las observaciones sísmicas han aprovechado la dependencia de la dirección (anisotropía) de la velocidad de las ondas sísmicas en el núcleo interno, así como las variaciones espaciales de la velocidad. Otras estimaciones proceden de las oscilaciones libres de la Tierra. Los resultados son incoherentes y la existencia de una superrotación sigue siendo controvertida, pero probablemente sea inferior a 0,1 grados por año.
Cuando los modelos de geodinamo tienen en cuenta el acoplamiento gravitatorio entre el núcleo interno y el manto, se reduce la superrotación prevista a tan sólo 1 grado por millón de años. Para que el núcleo interno gire a pesar del acoplamiento gravitatorio, debe ser capaz de cambiar de forma, lo que limita su viscosidad.

densidad del núcleo interno

El núcleo interno de la Tierra es la capa geológica más interna del planeta Tierra. Se trata principalmente de una bola sólida con un radio de unos 1.220 km, lo que supone un 20% del radio de la Tierra o un 70% del radio de la Luna[1][2].
No hay muestras del núcleo de la Tierra accesibles para su medición directa, como sí las hay del manto terrestre. La información sobre el núcleo de la Tierra procede principalmente del análisis de las ondas sísmicas y del campo magnético de la Tierra[3]. Se cree que el núcleo interno está compuesto por una aleación de hierro y níquel con algunos otros elementos. Se estima que la temperatura en la superficie del núcleo interno es de aproximadamente 5.700 K (5.430 °C; 9.800 °F), que es aproximadamente la temperatura en la superficie del Sol[4].
En 1936, la sismóloga danesa I. Lehmann descubrió que la Tierra tiene un núcleo interno sólido distinto de su núcleo externo fundido[5][6] y dedujo su presencia estudiando sismogramas de terremotos en Nueva Zelanda. Observó que las ondas sísmicas se reflejan en el límite del núcleo interno y pueden ser detectadas por sismógrafos sensibles en la superficie de la Tierra. En 1938, B. Gutenberg y C. Richter analizaron un conjunto de datos más amplio y estimaron que el grosor del núcleo externo era de 1.950 km, con una transición empinada pero continua de 300 km de grosor hacia el núcleo interno, lo que implica un radio de entre 1.230 y 1.530 km para el núcleo interno[10]: p.372

núcleo interno de la tierra

El núcleo de la Tierra es el centro muy caliente y denso de nuestro planeta. El núcleo, con forma de bola, se encuentra debajo de la corteza fría y frágil y del manto, en su mayor parte sólido. El núcleo se encuentra a unos 2.900 kilómetros (1.802 millas) por debajo de la superficie de la Tierra y tiene un radio de unos 3.485 kilómetros (2.165 millas).
El planeta Tierra es más antiguo que el núcleo. Cuando la Tierra se formó hace unos 4.500 millones de años, era una bola uniforme de roca caliente. La desintegración radiactiva y el calor sobrante de la formación planetaria (la colisión, acreción y compresión de las rocas espaciales) hicieron que la bola se calentara aún más. Finalmente, tras unos 500 millones de años, la temperatura de nuestro joven planeta se calentó hasta el punto de fusión del hierro, unos 1.538° Celsius (2.800° Fahrenheit). Este momento crucial en la historia de la Tierra se denomina catástrofe del hierro.
La catástrofe del hierro permitió un movimiento mayor y más rápido del material rocoso fundido de la Tierra. El material relativamente flotante, como los silicatos, el agua e incluso el aire, permaneció cerca del exterior del planeta. Estos materiales se convirtieron en el manto y la corteza primitivos. Las gotas de hierro, níquel y otros metales pesados gravitaron hacia el centro de la Tierra, convirtiéndose en el núcleo primitivo. Este importante proceso se denomina diferenciación planetaria.

propiedades físicas del núcleo interno

ResumenEsta revisión resume el conocimiento de la estructura interior de Marte, su composición inferida y las propiedades sismológicas previstas derivadas de su composición, con especial atención al núcleo de Marte. El énfasis en el núcleo proviene de la inusual morfología del diagrama de liquidus del hierro a presiones moderadas cuando está enriquecido en azufre. A partir de un diagrama de liquidus bastante detallado construido a partir de estudios experimentales, identifico un conjunto de procesos que podrían actuar dentro del núcleo de Marte: una «nieve» de hierro desde la superficie del límite entre el núcleo y el manto y una «niebla de tierra» de Fe
2 que se forma en la base del núcleo. Dependiendo de la temperatura y de la composición del azufre, estos procesos podrían formar un núcleo interno o podrían estratificar el núcleo externo enriqueciéndolo en azufre, o ambas cosas. La estratificación del núcleo podría ser una de las explicaciones de la extinción del campo magnético de Marte al principio de la historia del planeta, y yo demuestro la viabilidad de este mecanismo. Los procesos de cristalización en el núcleo podrían ser observables en los datos sísmicos que está previsto que proporcione la futura misión geofísica de Marte, InSight. El tamaño del núcleo, la presencia de un núcleo interno, y el perfil de velocidad de onda del núcleo externo, cuya derivada radial proporciona una aproximación a los cambios de composición, son observables clave a buscar.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos