Para que sirve la ley de ohm

qué es la ley de ohm: definición, fórmulas, triángulo, demostración

La ley de Ohm establece que la corriente que atraviesa un conductor entre dos puntos es directamente proporcional a la tensión que atraviesa los dos puntos. Introduciendo la constante de proporcionalidad, la resistencia,[1] se llega a la ecuación matemática habitual que describe esta relación:[2]
donde I es la corriente que atraviesa el conductor en unidades de amperios, V es la tensión medida a través del conductor en unidades de voltios, y R es la resistencia del conductor en unidades de ohmios. Más concretamente, la ley de Ohm establece que la R en esta relación es constante, independientemente de la corriente[3] Si la resistencia no es constante, la ecuación anterior no puede llamarse ley de Ohm, pero puede seguir utilizándose como definición de la resistencia estática/de corriente continua[4] La ley de Ohm es una relación empírica que describe con precisión la conductividad de la gran mayoría de los materiales conductores de la electricidad en muchos órdenes de magnitud de corriente. Sin embargo, algunos materiales no obedecen la ley de Ohm; estos se denominan no óhmicos.
La ley debe su nombre al físico alemán Georg Ohm, quien, en un tratado publicado en 1827, describió las mediciones de la tensión y la corriente aplicadas a través de circuitos eléctricos sencillos que contenían varias longitudes de cable. Ohm explicó sus resultados experimentales mediante una ecuación algo más compleja que la forma moderna anterior (véase el apartado Historia).

ley de ohm

La ley de Ohm establece que la corriente que atraviesa un conductor entre dos puntos es directamente proporcional a la tensión entre ambos puntos. Introduciendo la constante de proporcionalidad, la resistencia,[1] se llega a la ecuación matemática habitual que describe esta relación:[2]
donde I es la corriente que atraviesa el conductor en unidades de amperios, V es la tensión medida a través del conductor en unidades de voltios, y R es la resistencia del conductor en unidades de ohmios. Más concretamente, la ley de Ohm establece que la R en esta relación es constante, independientemente de la corriente[3] Si la resistencia no es constante, la ecuación anterior no puede llamarse ley de Ohm, pero puede seguir utilizándose como definición de la resistencia estática/de corriente continua[4] La ley de Ohm es una relación empírica que describe con precisión la conductividad de la gran mayoría de los materiales conductores de la electricidad en muchos órdenes de magnitud de corriente. Sin embargo, algunos materiales no obedecen la ley de Ohm; estos se denominan no óhmicos.
La ley debe su nombre al físico alemán Georg Ohm, quien, en un tratado publicado en 1827, describió las mediciones de la tensión y la corriente aplicadas a través de circuitos eléctricos simples que contenían varias longitudes de cable. Ohm explicó sus resultados experimentales mediante una ecuación algo más compleja que la forma moderna anterior (véase el apartado Historia).

la ley de ohm en 3 minutos (para principiantes)

La ley de Ohm establece que la corriente que atraviesa un conductor entre dos puntos es directamente proporcional a la tensión entre ambos puntos. Introduciendo la constante de proporcionalidad, la resistencia,[1] se llega a la ecuación matemática habitual que describe esta relación:[2]
donde I es la corriente que atraviesa el conductor en unidades de amperios, V es la tensión medida a través del conductor en unidades de voltios, y R es la resistencia del conductor en unidades de ohmios. Más concretamente, la ley de Ohm establece que la R en esta relación es constante, independientemente de la corriente[3] Si la resistencia no es constante, la ecuación anterior no puede llamarse ley de Ohm, pero puede seguir utilizándose como definición de la resistencia estática/de corriente continua[4] La ley de Ohm es una relación empírica que describe con precisión la conductividad de la gran mayoría de los materiales conductores de la electricidad en muchos órdenes de magnitud de corriente. Sin embargo, algunos materiales no obedecen la ley de Ohm; estos se denominan no óhmicos.
La ley debe su nombre al físico alemán Georg Ohm, quien, en un tratado publicado en 1827, describió las mediciones de la tensión y la corriente aplicadas a través de circuitos eléctricos sencillos que contenían varias longitudes de cable. Ohm explicó sus resultados experimentales mediante una ecuación algo más compleja que la forma moderna anterior (véase el apartado Historia).

¿qué es la ley de ohm? – parte 1 | no memorices

La ley de Ohm establece que la corriente que atraviesa un conductor entre dos puntos es directamente proporcional a la tensión que atraviesa los dos puntos. Introduciendo la constante de proporcionalidad, la resistencia,[1] se llega a la ecuación matemática habitual que describe esta relación:[2]
donde I es la corriente que atraviesa el conductor en unidades de amperios, V es la tensión medida a través del conductor en unidades de voltios, y R es la resistencia del conductor en unidades de ohmios. Más concretamente, la ley de Ohm establece que la R en esta relación es constante, independientemente de la corriente[3] Si la resistencia no es constante, la ecuación anterior no puede llamarse ley de Ohm, pero puede seguir utilizándose como definición de la resistencia estática/de corriente continua[4] La ley de Ohm es una relación empírica que describe con precisión la conductividad de la gran mayoría de los materiales conductores de la electricidad en muchos órdenes de magnitud de corriente. Sin embargo, algunos materiales no obedecen la ley de Ohm; estos se denominan no óhmicos.
La ley debe su nombre al físico alemán Georg Ohm, quien, en un tratado publicado en 1827, describió las mediciones de la tensión y la corriente aplicadas a través de circuitos eléctricos sencillos que contenían varias longitudes de cable. Ohm explicó sus resultados experimentales mediante una ecuación algo más compleja que la forma moderna anterior (véase el apartado Historia).

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos