Que es la nube y para que sirve

Que es la nube y para que sirve

Definición de computación en nube

La tecnología en la nube está en constante aumento: en una encuesta realizada por el Instituto de Comunicación de Datos (IDC), el 60% de los encuestados considera que la computación en la nube es la tecnología más importante en lo que respecta a la digitalización de las empresas. Esto significa que está por delante del Big Data y la movilidad. Pero, ¿qué es exactamente la nube? ¿Cómo funciona el almacenamiento de archivos y la gestión del acceso en la gran nube online? ¿Qué problemas pueden surgir y cómo se resuelven? Este artículo abordará estas preguntas y explicará los términos más importantes de la computación en nube.
La nube o computación en la nube se refiere a la provisión de almacenamiento, potencia de cálculo o software de aplicación como servicio a través de Internet. Básicamente, estas infraestructuras se utilizan a través de programas instalados en los dispositivos de acceso (clientes) o navegadores web. La arquitectura subyacente es mantenida por el proveedor de servicios.
Desde los años 90, el término «nube» siempre se ha utilizado en los diagramas de TI para referirse a partes de una arquitectura de información. Suelen ser zonas en las que los sistemas informáticos, como los ordenadores de sobremesa, los servidores y los teléfonos inteligentes, intercambian datos de forma indeterminada. La analogía con la nube se deriva del hecho de que el ordenador real en el que se almacenan los datos y el hardware subyacente es algo «poco claro». Además, el usuario no suele saber qué software se utiliza para guardar y disponer de los datos. Los datos están «simplemente ahí» y, en el mejor de los casos, siempre accesibles para los usuarios autorizados.

Conceptos básicos de computación en la nube

Demasiado avergonzado para preguntar es un nuevo artículo de Re/code en el que nuestros redactores responden a todas y cada una de tus preguntas tecnológicas más candentes, incluidas las más básicas, que quizá te avergüence preguntar a tus amigos expertos en tecnología. Hoy, la editora sénior Bonnie Cha nos ayuda a despejar las dudas sobre la mística nube.
A la industria tecnológica le encanta utilizar palabras de moda como Internet de las cosas, Big Data y 5G. El problema es que estos términos, a veces nebulosos o arbitrarios, no dejan claro lo que realmente significan para los consumidores.
Cuando las empresas tecnológicas dicen que tus datos están en la nube, o que puedes trabajar en la nube, no tiene nada que ver con cosas blancas y esponjosas en el cielo. Tus datos no están realmente en el cielo o en el viento. Tienen un hogar terrestre. Están almacenados en algún lugar -muchos lugares- y la red de servidores encuentra lo que necesitas y lo entrega.
Pero la nube también tiene sus inconvenientes. Sin una conexión a Internet -o con una de mala calidad-, básicamente te quedas sin poder acceder a tus datos y programas basados en la nube. Lo mismo ocurre si hay problemas técnicos o interrupciones en el servidor.

Qué es la nube y cómo funciona

Este artículo puede resultar confuso o poco claro para los lectores. En particular, se trata de un artículo mal redactado y con muchas inexactitudes sobre un tema de gran importancia. Por favor, ayude a aclarar el artículo. Hay una discusión sobre esto en Talk:Cloud computing § Lenguaje no gramatical e ininterpretable, alcance/propósito incoherente, lleno de información errónea. (Marzo 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Metáfora de la computación en nube: el grupo de elementos en red que proporcionan servicios no necesita ser dirigido o gestionado individualmente por los usuarios; en su lugar, todo el conjunto de hardware y software gestionado por el proveedor puede ser considerado como una nube amorfa.
La computación en nube[1] es la disponibilidad bajo demanda de los recursos del sistema informático, especialmente el almacenamiento de datos (almacenamiento en la nube) y la potencia de cálculo, sin una gestión activa directa por parte del usuario[2] Las grandes nubes suelen tener funciones distribuidas en múltiples ubicaciones, siendo cada una de ellas un centro de datos. La computación en nube se basa en la compartición de recursos para lograr coherencia y economías de escala.

Historia de la computación en nube

La computación en nube es quizás la innovación tecnológica más flamante del siglo XXI. Esto se debe a que ha visto la adopción más rápida en la corriente principal que cualquier otra tecnología en el dominio. Esta adopción se ha visto impulsada principalmente por el número cada vez mayor de teléfonos inteligentes y dispositivos móviles que pueden acceder a Internet. La computación en nube no es sólo para las organizaciones y las empresas; también es útil para el ciudadano de a pie. Nos permite ejecutar programas de software sin necesidad de instalarlos en nuestros ordenadores; nos permite almacenar y acceder a nuestros contenidos multimedia a través de Internet, nos permite desarrollar y probar programas sin tener necesariamente servidores, etc. La computación en nube es una maravilla del siglo XXI que tiene su importancia en casi todos los campos que se puedan imaginar.
La mayoría de nosotros podría preguntarse, sin duda, por qué necesitamos la computación en nube. Básicamente, necesitamos la computación en nube debido a los numerosos problemas individuales y empresariales que nos encontramos hoy en día. Estos problemas van desde la adquisición y el mantenimiento de costosos recursos de hardware y software que utilizamos en nuestras operaciones diarias hasta la racionalización de estos recursos de la manera más eficiente para nuestro beneficio y el de la sociedad en general. Para hacer frente a estos retos, la computación en nube ofrece numerosas ventajas que han superado nuestras expectativas y nos han aportado más de lo que habíamos pensado. Estas ventajas se comentan a continuación.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos